El Aikido no olvida sus orígenes guerreros y proporciona a sus practicantes los medios para defenderse ante qualquier tipo de agresión. Pero el aikido no es sólo un arte de combate.

Es un budo, orientado hacia la armonización y el amor universal. La finalidad no es destruir al adversario sino hacerle comprender la inutilidad de su agresividad y devolverlo a la luz.

El Aikido Yoshinkan se caracteriza por su vertiente progresiva y racional. Además del sentido filosófico y espiritual de las técnicas, el Yoshinkan insiste en el dominio de los movimientos de base, que permiten adaptarse al máximo de situaciones. 

Image1 Image2 Image3 Image4 Image5 Image6 Image7 Image8 Image9 Image10 Image11 Image12 Image13

Página 2 de 2

Próximos eventos

Idiomas

Contacto

Rss

Este sitio utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia de navegación

Si no está de acuerdo cambie la configuración de su navegador.

Aceptar